La restauración de Bagán, en marcha

La restauración de los aproximadamente 400 templos de Bagán  (Myanmar) afectados por el terremoto de agosto de 2016 ya está en marcha. (Atención, esta entrada ha sido editada el 15 de diciembre de 2016 con nueva información)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Panorámica del valle de Bagán, con algunos de sus templos más significativos al fondo (foto unviajesinandamios.com)

Los trabajos comenzaron en algunos templos poco después del seísmo en el mismo verano de 2016, y es difícil predecir cuándo terminarán, aunque es previsible que los trabajos se aceleren para estar listos en 2018.  Se anuncia que en enero de 2017 comenzará la rehabilitación de los templos más importantes. Algunos, como Thatbyinnyu Pagoda, han sido considerados prioritarios y su restauración será urgente. En él las autoridades estiman que los trabajos  podrían estar terminados para el otoño de 2017 (un año de plazos).  Hay andamios presentes en muchas de las pagodas y el acceso se ha prohibido a muchos de los templos, incluidos algunos de los principales en los que los turistas solían presenciar la puesta del sol. Algunos de los templos que también han sido severamente afectados según las autoridades son Ta Yote Pyay, Gupyukgyi, Bulalthi, Pyathatgyi, Saytanargyi y Sulamani. En diciembre de 2016 se anunció que el gobierno de Myanmar aceptará donativos para la reconstrucción de los templos más pequeños y menos dañados por el terremoto.

Este proceso de restauración va a estar condicionado con el que se realizó en la década de los 80 del siglo XX tras el terremoto acontecido en 1975: en aquel momento se utilizaron materiales -como cemento- y técnicas modernos. Ahora las autoridades de Myanmar pretenden ser mucho más respetuosas, entre otras cosas porque aspiran a que Bagán sea reconocida como Patrimonio Mundial por la UNESCO. De hecho, el terremoto vino a frenar las aspiraciones del gobienro, puesto que se pretendía que la candidatura fuera analizada en 2017. Ahora, y para no cometer los errores  del pasado, y sólo días después del terremoto, expertos patrimoniales de la UNESCO viajaron a Bagán para supervisar las primeras labores de desescombro y asesorar en las de restauración. La nueva idea es recuperar el sitio para que la UNESCO considere la candidatura en 2019.

Es significativo que los viajeros que han estado en Bagán tras el terremoto, aún reconociendo que hay decenas de templos afectados, siguen asegurando que la visita vale mucho la pena y que se sigue pudiendo acceder al interior de templos que no han sido afectados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El templo de Thatbyinnyu, uno de los más importantes templos de los afectados; su restauración se anuncia para 2017 (la foto es de antes del terremoto de 2016).

Bagán es un sitio arqueológico situado en las áridas llanuras centrales de Myanmar (antigua Birmania). Fue la capital del reino de Pagan, el primero que entre los siglos IX y XIII logró unificar las distintas reinos en lo que más tarde constituiría Birmania. Entre aquellos años Bagán llegó a ser un vasto centro budista con la construcción de miles de templos, pagodas y monasterios: se estima que más de 10.000 de los que permanecen en pie varios miles. Los más optimistas hablan de más de 4.000 aunque podrían no ser más de 2.200.

FICHA DE BAGAN
Fecha de inicio de las obras: agosto de 2016, tras el terremoto.
Fecha prevista de finalización: imposible de predecir; algunos templos estarán finalizados en 2017; el conjunto quiere pasar el filtro de la UNESCO en 2019, así que es posible que se aceleren los trabajos para estar finalizados en 2018.
Andamios: sí, sobre muchas de las estupas.
Acceso: el acceso de los turistas está prohibido a una treintena de templos; el resto puede visitarse.

Alguna información sobre la situación de los templos:

En ingles, 

Para saber más (y enamorarse) de Bagán.

En español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *