Así está la terraza del Duomo de Milán (con andamios)

En octubre de 2016 os informábamos de las obras de las agujas de la Catedral de Milán. Iniciadas en 2012, no hay información muy precisa de cuándo podrán terminar. Podéis  leer la entrada completa aquí.

Duomo de Milán visualmente libre de andamios en abril de 2019 (Foto Un viaje sin andamios 2019)

En abril de 2019, Un viaje sin andamios visitó Milán y tuvimos la oportunidad de comprobar la situación de las obras, que no sólo afectan a las agujas sino también, por ejemplo, a la parte trasera del edificio, ahora mismo cubierta parcialmente de andamios (y con una gran pantalla publicitaria) y al interior donde se restaura el órgano.

¿Significa eso que no merece la pena visitar Milán si nuestro principal objetivo es conocer la catedral? Como solemos decir, esa es una decisión que sólo podéis tomar vosotros. Nosotros os damos información e impresiones y vosotros tomáis la decisión.

La fachada del Duomo está completamente libre de andamios; sólo asoman algunos en la parte superior, en la zona en la que se están rehabilitando las distintas agujas. Pero, en la práctica casi son invisibles. Como decimos, la parte opuesta, que corresponde al ábside, sí se encuentra cubierta con algunos andamios.

En la parte superior se pueden ver los andamios en las terrazas y en la parte baja de La Madonnina (Foto Un viaje sin andamios 2019)
La parte posterior de la catedral (Foto Un viaje sin andamios Abril 2019)

En cuanto al interior, las naves laterales pueden explorarse sin ningún problema, pero en la nave central destaca una gran zona protegida: se trata de la restauración del órgano, el mayor de italiano y el segundo más grande de Europa, cuya restauración comenzó en abril y durará tres años con su completo desmontaje. La catedral ha lanzado una campaña de donaciones bajo el eslogan «15.800 notas».

La restauración del órgano durará alrededor de 3 años (Foto Un viaje sin andamios 2019)

El Duomo también lanzó, en 2012, una campaña para lograr donaciones para la rehabilitación de sus agujas («Adopta una aguja», la llamaron) . Y es que la labor es ingente: nada menos que 135 agujas, de 17 metros de altura, coronadas por otras tantas estatuas de santos, personajes bíblicos…  Y como toda labor ingente, la rehabilitación va a llevar su tiempo.

La visita a la terraza está protagonizada por los grandes andamios; aunque es posible hacer fotos y disfrutar de la maravillosa arquitectura, es difícil abstraerse de los trabajos (Fotos Un viaje sin andamios Abril 2019)

Es la visita a la terraza de la catedral, sin duda muy recomendable, la experiencia que resulta más afectada por las obras.

Y es que, lo que pasa desapercibido desde abajo, adquiere toda su dimensión cuando uno está en el tejado de la catedral. Muchos andamios, lugares difícilmente transitables o sencillamente prohibidos; el impacto visual es notable.

Y si bien es cierto que, por ejemplo, la aguja mayor, coronada por la dorada Madonnina vuelve a mostrar esta emblemática imagen de La Virgen tras su limpieza, en su parte inferior las estructuras metálicas siguen presentes; y en términos generales es complicado hacer fotos en las que no se vean los trabajos en marcha. 

Entonces, ¿merece la pena hacer ese recorrido hoy o merece la pena esperar? El problema van a ser la duración de las obras. Si el periodo previsto para su finalización fuera corto, quizá mereciera la pena retrasar la visita. Pero cuando se contempla la magnitud del trabajo (de lo hecho y de lo por hacer) es fácil imaginar que los trabajos aún llevarán bastantes años. 

El trabajo aún por hacer es enorme como puede verse en esta foto tomada desde la terraza de la parte superior de la fachada norte del Duomo, con claros restos de suciedad sobre el mármol (Foto Un viaje sin andamios Abril 2019)

Y ahora, la decisión es tuya. 🙂

Por cierto que el centro de Milán tiene infinidad de palacios en restauración, como por ejemplo algunos de los que dan forma a la Plaza del Mercado.

El Duomo de Milán es una de las más bellas catedrales católicas, además de uno de los más grandes, de todo el mundo. Se trata de un edificio gótico que  fue comenzado a construir en 1386, aunque oficialmente se considera que no fue concluido hasta mediados del siglo XX; por ello cuenta también con elementos renacentistas y neogóticos. En su decoración exterior destacan sus gárgolas y sus 135 agujas, mientras que en el interior el elemento más destacado son sus grandes vitrales, considerados, también, como de los más grandes en las construcciones cristianas.

Te recordamos la ficha de la catedral con la información actualizada:

Ficha Duomo de Milán
Fechas de inicio y finalización: Imprecisas; en estos momentos de habla de una fase de restauración que se prolongará entre 2016 y 2020.
Andamios: sí; en la parte posterior de la catedral en las terrazas y sobre algunas agujas.
Acceso: sí; las obras de la terraza pueden visitarse.

Para saber más sobre el Duomo

Aquí, en italiano e inglés, la página oficial

Para saber más sobre las obras en la catedral

Desgraciadamente , el blogo oficial con información actualizada sobre la obra ha desaparecido. En su lugar, hay información (la última es de septiembre de 2018) en la página de la campaña de donaciones. Aquí.

Para saber más sobre las obras en el órgano

Si quieres más información sobre las obras en el órgano, puedes leerla aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *